lunes, 3 de octubre de 2011



54) INTERIOR. ASILO. CUARTO DE MAMÁ. MAÑANA.
       FABRE: Tenía gran ansiedad de averiguar qué hacia
              en México Viktor Ivanovich Fet. Se veía
              que conocía México, hablaba bien el español
              y no estaba aquí de simple turista.
       MAMA:  Ay, hijo, ¿Te sientes bien? Te veo decaído.
              ¿No estarás enfermo?
       FABRE: Que bueno que me conoces, mamá.
       MAMA:  !Ay, qué ocurrencias! Yo siempre te reconozco.
              ¿Que tendrás?
       FABRE: ¿De qué?
       MAMA:  Estás habla y habla. Creo que estas delirando.
              ¿No estarás suelto del estomago? Ven a que te
              te retoque.
       FABRE: No tengo nada, Mamá, estoy bien.
Fabre se acerca y la mamá le pone la mano en la frente.
       MAMA:  Se me hace que tienes fiebre. Acuéstate aquí
              mientras llega el doctor.
       FABRE: !Cómo crees mamá, estoy bien!
       MAMA:  (Enérgica) Acuéstate, te digo. Es del estomago.
              Seguro...
Fabre, condescendiente, se recuesta.
       FABRE: Mamá, por favor no quiero estar acostado.
       MAMA:  (Hablándole como a un niño) Tranquilo, quédate
              tranquilo un ratito, ahorita viene el doctor.
       FABRE: (Ya molesto) Bueno, mamá, ya me acosté y ahora
              me levanto...
       MAMA:  (Interrumpiendo) Quédate ahí. Te voy a contar un
              cuento. Había una vez un duque que vivía feliz con
              su esposa y sus ocho hijos... pero ella le había 
              dicho que todos los sábados tenía que salir, y
              salia y no le decía a nadie a donde iba. Pasaron
              los años y la curiosidad del duque iba creciendo
              hasta que un sábado decidió seguirla. Ella fue al
              bosque, llegó a una laguna, se desvistió y altocar
              el agua se convirtió en dragón. Él se asustó, ella
              lo descubrió espiándola, se alejó y nunca jamás 
              regresó. El duque quedó desconsolado. 
       FABRE: Melusina... ya no me acordaba.
       MAMA:  Ya te sientes mejor... ya mañana puedes ir a la
              escuela.


Escena 54 del guión "Sucesos distantes" (1994) de Hugo Hiriart, Alejandro Lubezki y Guita Schyfter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Feratum 2017