martes, 24 de marzo de 2015

El guión: la máquina de sueños.

Seth Alvarez
Desde los tiempos inmemorables, el hombre ha tenido la necesidad de preservar el tiempo; de alguna manera detenerlo, encapsularlo. Se dice que comenzó con los egipcios y sus procesos mortuorios, seguido por la aparición de las estatuas, la pintura, hasta llegar, a la fotografía. Todo esto, intentos humanos por conseguir en cierta forma, la inmortalidad. 
En 1887, gracias a una secuencia animada con fotografías sobre un caballo de carreras cabalgando, nació lo que se le puede llamar los principios del cine. Tiempo después, los hermanos Lumiére crearon un invento al que denominaron Cinématographe Lumiére, y proyectaron con éxito, por primera vez en 1894, una película.
El cine, según André Malraux <<no es más que el aspecto más desarrollado del realismo plástico, que comenzó en el Renacimiento y encontró su expresión limite en la pintura Barroca>>.  Al principio solo eran registros de imágenes o pedazos de tiempo. Poco a poco se fueron enfocando más, en contar una historia. En 1902 George Melie, el padre de los efectos especiales, filmó la cinta El Viaje a la Luna. Este tipo de películas tuvieron un gran éxito y se le atribuyó a que ya cuentan, entre otras cosas, con una estructura dramática.
 Según Enrique Martínez-Salanova Sánchez, la invención del guión fue adjudicada a Thomas Harper Ince, el primer gran productor que introdujo las más modernas técnicas de producción a partir de 1912. El guión comenzó pronto a tener dos partes: el literario, en el que se expresa todo el texto en términos visuales, y el cinematográfico, que es desglosado en planos y secuencias. Cabe destacar, que el guión se puede definir como un documento audiovisual, con todos los detalles necesarios para su posible realización.
En 1930 se proyecta, la primera cinta con sonido: El Cantante de Jazz. Dicha película era una especie de híbrido, con el audio ajustado en vivo en algunas escenas y silente en otras. Debido a la aparición del dialogo, en esa época surge la necesidad de libretos más elaborados. Entonces, el cine comienza a importar a escritores literarios y teatrales para que comiencen a escribir guiones en forma.
F. Scott FitzGerald y Nathaniel West, fueron algunos de los que se iniciaron en el oficio de guionista. De ahí en adelante vinieron buenos tiempos para la pantalla grande. En los 60´s aparece un grupo de directores -Chabrol, Godard, Truffaut, entre otros- que comenzaron con la idea del cine de autor. Donde el director se encargaba de su propio guión, desplazando un poco al guionista.
A finales de los 70’s y con la nueva ola de realizadores de Hollywood como Spielberg, Lucas, Scorsese, Coppola -Gente que venía de escuelas de cine-, retomaron la importancia del guión en las películas y comenzaron a utilizar las diferentes investigaciones al respecto. Así nacieron un sinfín de manuales como El Paradigma de Sydfield, El Camino del héroe, salvar al gato, etc. prototipos que se utilizan en el mercado comercial y que muchos atribuyen el éxito de varias películas entre las que se encuentran Star Wars, ET, Parque Jurásico, Tiburón, etc. Situación que ha generado debate en muchos sectores del medio cinematográfico, debido a la rigidez creativa que suelen contener estos modelos.
De Igual forma. Utilizando la estructura clásica, o formulas, o paradigmas, modelos y demás; lo cierto es que siempre se necesitara la figura de un guionista experimentado, para la creación de buenos relatos audiovisuales. Ya sea una historia original o la adaptación de una obra literaria.


El Noticiero 8 de marzo 2015.

martes, 10 de marzo de 2015

Turismo Cinematográfico

Seth Alvarez.
Actualmente, alrededor del mundo, surge con éxito, un nuevo concepto llamado Turismo cinematográfico.  Esta actividad  tipificada dentro del turismo cultural, se basa en la premisa de utilizar el medio audiovisual como forma de promoción turística, apoyándose en películas de éxito, con la intención de atraer vacacionistas a las locaciones o lugares donde se filmaron dichas cintas. En diversos estudios se ha comprobado la eficacia que tiene esta área y que en lugares específicos, ha sido el factor fundamental para un aumento considerable, en el sector turístico. El potencial  tan grande que tiene esta actividad y las consecuencias que de ella se derivan, tanto económicas, sociológicas y culturales, son un excelente incentivo para tomar en cuenta, a este interesante fenómeno cultural. 
La clasificación como destino turístico incluye, aparte de los sitios donde se desarrolla la trama, los escenarios del rodaje de la misma. Las ciudades donde se ubican los estudios cinematográficos. Las poblaciones ligadas a la vida de los actores o personas relacionadas al cine. Y por último, museos, talleres y festivales cinematográficos.
Aunque está actividad no es del todo conocida, en muchos  lugares (Como España e Inglaterra), se han realizado varias investigaciones y se ha puesto en marcha las diferentes herramientas, con resultados sorprendentes. El caso más sonado es el incremento del  treinta por ciento del turismo en Nueva Zelanda debido a la película El Señor de los Anillos. También se puede hablar sobre un aumento en las visita a diferentes lugares históricos, a partir de la exhibición de  cintas como El Código Da Vinci, Harry Potter, Cuatro Bodas y un Funeral, Corazón Valiente, etc.
 Algunas de las herramientas que sirven para apoyar al turismo cinematográfico son: la utilización de mapa de localizaciones de lugares donde se han filmado películas exitosas, el uso del internet como un medio para promover websites de lugares y la creación de festivales relacionados con el medio cinematográfico.
Indudablemente, optar por utilizar el turismo cinematográfico o cultural, como una forma de captación turística, podría ser una de las soluciones para los retos que se presentan actualmente en relación con el problema del déficit turístico. La exhibición en  pantalla de lugares de uso para esparcimiento y descanso, o la utilización de actividades relacionadas directamente con el cine, puede derivar en una novedosa e interesante estrategia publicitaria. Más barata, directa y efectiva, que las campañas tradicionales.

El Noticiero 22 de febrero 2015.

jueves, 5 de marzo de 2015

Cuadernos de viaje: FIC San Cristóbal.

Seth Alvarez.

Martha: Cuando llegué a San Cristóbal ya anochecía y hacia algo de frio. Era domingo y estaba algo cansado. Había tomado el autobús de Manzanillo al aeropuerto de Guadalajara muy temprano. Mi vuelo a Tuxtla Salió a las tres de la tarde y pasé la mayor parte del tiempo leyendo a Carpentier. El costo del boleto no fue tan caro porque lo compré con un mes de anticipación.  Lo hice en cuando me avisaron que estaba seleccionado al taller de guión de Beatriz Novaro, dentro del FIC San Cristóbal 2015. Pero déjame comentarte el viaje con algo de detalle. Comenzaré a decirte que durante el vuelo conocí a un chavo originario de San Cristóbal que me dijo que la única manera de llegar a Tuxtla era en taxi. Así que me ofreció dividirnos el costo del transporte que era alrededor de unos doscientos pesos. Al salir, una chica se nos unió para compartir el trayecto, por tal motivo, resultó mucho más económico de lo previsto. El taxi nos dejó en un paradero de colectivos. Yo tomé uno con destino a San Cristóbal.  El costo fue de cincuenta pesos y el viaje duró unos cuarenta y cinco minutos. El trayecto resultó un poco accidentado, literalmente y lamentablemente: un encontronazo y algunos autos averiados en el ascendente camino. En cuanto llegué a San Cristóbal, busqué un hostal. Encontré varios muy económicos y me quedé en el que se encontraba más cercano a todas las actividades del Festival, uno por el andador Miguel Hidalgo. Esa noche el destino hizo de las suyas y me encontré con amigos que hace mucho no veía, ahondaré un poco más en cuando nos veamos. Bueno, te diré que el taller se realizó en el centro cultural del Carmen; una esplendorosa edificación que representa el último vestigio del convento de la Encarnación de la Ciudad Real. Dentro de sus espacios cuenta con un hermoso jardín de epititas.  Hay diferentes talleres diversos para niños y personas de la tercera edad. Por las tardes, en la Plaza de la Paz, se llevaron a cabo funciones de cine al aire libre. Deberías haber visto la escena: Un enorme Zócalo convertido en un cine y a un lado, la imponente Catedral. También se presentaron largometrajes en otras sedes, como en el Teatro Zabadúa, que fue fundado en 1931 y catalogado como monumento histórico. En la sala de Bellas Artes que es un espacio estilo virreinal construido en 1974.  En el Teatro de la ciudad, un moderno recinto inaugurado en 1994 y fue donde se realizó el evento de clausura. En medio de la semana, utilice uno de los descansos del taller, para tomar una combi rumbo a Ocosingo, un pequeño pueblo a dos horas de San Cristóbal. Al llegar, me subí a un taxi para  que me llevara al mercado del pueblo de donde salen los colectivos hacia Toniná. Te explico que Toniná es un impresionante centro arqueológico con una pirámide de setenta y cuatro metros de altura (Es más grande que la del Sol en Teotihuacán) la cual tiene una antigüedad de setecientos años. El costo de entrada es muy accesible y la belleza del lugar inolvidable. Cuando regresé, ya era de noche y me encontré con otra de las actividades del festival, una pequeña fiesta de bienvenida donde presentaron los videos del taller de dirección de cine. Después de una semana de festejos, historias y cine, me dirigí a la estación de ADO y tomé un colectivo hacia Tuxtla para finalizar mi viaje.  Pero antes, me bajé unos metros después de la caseta de cobro y me dirigí hacia Chiapas de Corzo. Ahí, en la plaza principal, tomé un tour al Cañón del Sumidero. El viaje duró alrededor de 2 horas. Este cañón tiene un acantilado cuya altura va un poco más allá de los 1000 m sobre el nivel del agua y se levanta sobre el cauce del río Grijalva. Creo que esta es otra de las maravillas de nuestro México que tienes que ver. Unas horas más tarde, volví a Corzo y después de visitar las tiendas artesanales del lugar, me dirigí en camión hacia a Tuxtla. Por la noche visite el Parque de la Marimba, un lugar adornado con bellos jardines, que es sin duda uno de los sitios folclóricos y culturales más emblemáticos de la capital. Ahí, todo el año se puede escuchar y bailar la música del instrumento más representativo del lugar: la marimba. Por fin, al otro día tomé un colectivo que me dejó relativamente cerca del aeropuerto, para viajar de nuevo a Guadalajara y de ahí, de vuelta a casa. Como siempre, este viaje conjugó algunas de las cosas más importantes de mi vida: los amigos, las casualidades y el cine. Espero verte pronto para continuar con los detalles. Todo mi cariño.
El Noticiero 15 de febrero 2015.

domingo, 1 de marzo de 2015

Destino Films SC te invita A LA MALA.


Algunas de las pelis del FIC San Cris 2015

Seth Alvarez
En cuanto llegué a San Cristóbal me di cuenta que había arribado a un lugar mágico, de una arquitectura colonial muy característica y una diversidad cultural impresionante.
El motivo era asistir al taller de Beatriz Novaro “Historias para Cine” y que resultó ser una excelente excusa para disfrutar de la programación del FIC San Cristóbal.
Podría decir que el Festival Internacional de Cine de San Cristóbal de las Casas es un evento cultural que busca vincular a este lugar, con el resto del mundo, a través de la gran pantalla. Por lo que durante una semana, en este característico pueblo, se consume y se aprecia el séptimo arte.
De las proyecciones que tuve la fortuna de disfrutar, dos de ellas fueron en la Plaza de la Paz (al aire libre). La primera, el proyecto cinematográfico “César Chávez” de Diego Luna. Una historia basada en hechos reales, que cuenta la lucha de Chávez por los derechos de agricultores inmigrantes en los estados unidos. Un hecho muy significativo y que llamó mucho mi atención, fue que mientras pasaban la cinta, se traducía simultáneamente al tzolzit, lengua que se habla en varias partes de Chiapas. 
La otra película fue la multipremiada “La Jaula de Oro”, donde tuve la oportunidad de conocer y platicar con su director, Diego Quemada-Diez. La cinta  trata sobre tres jóvenes y su trayecto de Guatemala hacia Estado Unidos, en busca de una mejor vida. El film estaba subtitulado al tzolzit, y contó con la presencia de Rodolfo Domínguez, uno de los actores de la cinta, originario de Chiapas.
Un día después, En la sala de Bellas Artes y por la invitación de un buen amigo, puede ver la cinta francesa “Vida Salvaje”. Historia basada en hechos reales sobre una pareja idealista que deciden criar a sus hijos lejos del sistema de consumo. Cuando la pareja se separa, el padre decide llevarse a sus hijos y huyen de la ley por 11 años. Un hecho trascendental, fue que se contó con la presencia de los dos hermanos en los que se basó la película, quienes charlaron con el público que llenó por completo la sala. 
Al día siguiente, por la tarde, en el teatro Daniel Zabadúa, me tocó admirar el documental “Eco de la Montaña” del genial Nicolás Echevarría. El filme nos narra desde la cosmogonía huichol, el proceso artístico y ceremonial de la construcción de un mural fabricado con chaquiras. El director de la película comentó que la anécdota del proyecto, surgió a partir de la falta de reconocimiento por parte del gobierno en la etapa de Zedillo, hacia el artista huichol sobre una obra suya, que se exhibe en el metro de París.
Por último, en el Teatro de la ciudad y por motivo de la clausura, pude gozar de la película francesa Samba. Una comedia en la que Samba, un inmigrante sin papeles de origen senegalés y Alice, una ejecutiva estresada por el trabajo, se conocen y viven experiencias trágicas y graciosas. Una cinta fresca y muy divertida a partir de una anécdota tan universal como es la inmigración.
Cabe señalar, que antes de dicha proyección, se dieron a conocer los nombres de los ganadores del festival (De entre ellos se encontraba el cortometraje Esclava de Amat Escalante). Rodrigo Plá, uno de los jurados, antes dar los resultados, expresó por motivo del naciente festival que: “Donde pasar a formar parte de desaparecidos es moneda corriente, un festival nacido en estos tiempos, se transforma entonces en un  acto de resistencia a la injusticia, la impunidad y la violencia”. Y antes de finalizar y escasos minutos de comenzar la película francesa, la actriz Dolores Heredia, se acercó al micrófono para recordar a los estudiantes desparecidos diciendo: “Nos faltan 43, vivos se los llevaron y vivos los queremos”. La actriz concluyó solemne, mientras recibía un emotivo aplauso por parte de los asistentes.
Lo que  puedo agregar es que a pesar de que me faltó ver algunas películas del festival, debido al taller y los compromisos que salían al paso; las funciones a las que pude asistir, resultaron ser excelentes proyectos audiovisuales y reafirmaron mi admiración por el séptimo arte local y extranjero.
Agradezco a  todas las personas que se preocupan por que este tipo de eventos lleguen a todas las audiencias posibles y que por ende se resalte la importancia que tiene el cine en nuestra cultura. Larga vida a todos los festivales de cine.

El Noticiero 01 febrero 2015.